¿Cuál es el mejor alimento para los gatos?

Una colaboración de Mónica Gonzalez Tovar, Dietética y Nutrición Veterinaria.

¿Sabes realmente cuál es el mejor alimento para tu gato? Descubre los 4 pilares imprescindibles para que un alimento sea saludable para tu felino. Tanto si estás buscando a tu futuro compañero felino, como si ya eres el afortunado cuidador de una o varias de estas maravillosas criaturas, puede que este artículo te ayude a tomar una decisión informada que cambie para siempre la salud de tu peludo.
Gato descansando

Cuando la mayoría de las personas decide que quiere tener un pequeño felino como compañero en casa, una de las primeras cosas que hace es buscar cuál es el mejor alimento que se puede permitir darle. Y es así como empieza una búsqueda que puede ser agotadora. Diferentes marcas y tipos, pienso, latas, pienso húmedo, pienso de prescripción inundan el mercado y, después de mucho navegar, preguntar a amigos y al futuro veterinario de su minino, toman la decisión.

La mayoría se decanta por una combinación de pienso y latas. Pero una pequeña minoría se pregunta si puede haber otra opción diferente a darle un alimento deshidratado a su gato para toda su vida. Y es aquí donde aparece la dieta natural cruda.

Esta forma de alimentación no es una nueva moda ni algo revolucionario. Es simplemente la forma en la que se han alimentado los felinos durante miles de años, y que les ha ayudado no solo a sobrevivir sino a vivir, evolucionar y desarrollarse como especie de forma plena y saludable. Es una alimentación 100% natural y apropiada para la especie felina, muy sencilla y que aporta beneficios incontables de salud y bienestar general, contribuyendo a una vida larga y, más importante, saludable.

 

cat-and-mouseMi recomendación es que antes de tomar una decisión que afectará de forma drástica la vida y la salud de tu peludo, en lugar de escuchar a los fabricantes de alimento (piensa que el marketing tiene un objetivo claro que es hacerte comprar un producto, muchas veces sin tomar en cuenta tus necesidades reales) o a cualquiera que se beneficie cada vez que compras su producto, lo mejor que puedes hacer es informarte acerca de las características biológicas de tu compañero.

“¿Pero es esto necesario?” probablemente te preguntes. Realmente no es necesario, pero sí será de gran ayuda a la hora de comprender qué es lo que hace que un alimento sea adecuado o inadecuado para determinado organismo.

Por ejemplo, sabemos que las vacas comen pasto y que tienen un estómago muy grande, con 4 compartimientos dedicados exclusivamente a digerir ese pasto. El sistema digestivo de los gatos es completamente diferente y está preparado para otro tipo de alimento.

Para ayudarte a tomar una decisión informada quiero presentarte a continuación los 4 pilares imprescindibles (y el por qué de cada uno de ellos) que debes tomar en cuenta para que el alimento que das a tu gato contribuya de forma positiva a su salud.

Porcentaje de humedad de los alimentos

cat-665142_960_720

Este es, sin duda alguna, uno de los requisitos más importantes que debe cumplir el alimento que des a tus pequeños. Debido a su origen desértico, los gatos no tienen el mismo impulso de beber agua que, por ejemplo, los perros. El organismo de los gatos está diseñado para obtener la mayor parte del agua que necesita de su alimento.

 

Un pequeño roedor o pájaro (la presa típica de los gatos en la naturaleza) tiene un contenido de agua de más o menos el 70%. Los piensos tienen un contenido de agua del 8-10%. Esto hace que tu pequeño felino no reciba la cantidad de agua necesaria para su organismo y que se vea “obligado” a beberla de su cuenco.

 

Pero el problema aquí es que los gatos no beben la cantidad de agua suficiente para compensar esta ausencia de humedad del pienso. Esto genera un estado de deshidratación crónica que afecta directamente la salud de los riñones de tu pequeño. No es raro entonces que los casos de FUS e insuficiencia renal en gatos sean tan comunes.

En este apartado, las latas son una mucho mejor alternativa en caso de tener que dar un alimento procesado. Pero la mejor alternativa, sin lugar a dudas, sería dar una presa fresca y cruda que tenga el contenido de humedad adecuado.

 

Porcentaje de humedad
Alimento tipo pienso: 8-10 %, Alimento Enlatado: 60-70%, Dieta cruda: 70-75%

Consistencia de los alimentos

Los dientes de tu minino están preparados para atrapar presas, desgarrar músculo y tendones y triturar huesos. Son los dientes típicos de un carnívoro. Con solo echar un vistazo a su dentadura podemos entender mucho de su alimentación preferida.

dientes de gato

Caninos largos y muy afilados, como agujas, diseñados para atrapar y matar con rapidez y facilidad a sus presas. Los premolares y molares son afilados, con forma puntiaguda y colocados de forma alterna para provocar una acción de “tijera” que les ayuda a desgarrar músculos y tendones y partir los pequeños huesos de sus presas.

No son dientes diseñados para triturar o machacar materia vegetal durante largo rato, ya que para esto hacen falta dientes planos como los de las vacas o los caballos.

Su acción de masticación es rápida y por esta misma razón, cuando les damos un alimento de consistencia como la del pienso, tipo “galleta”, no lo mastican durante el tiempo necesario y esto provoca 2 cosas importantes y dañinas.

 

  • La primera es que al no masticar el pienso de forma meticulosa, no se logra esa acción de “limpieza de dientes” de la que tanto hablan las compañías fabricantes de piensos (¡que no te engañen!), más bien el pienso a medio masticar se queda pegado en los dientes y forma una capa de alimento que es excelente para ayudar a la acumulación de placa bacteriana y la consecuente enfermedad periodontal.gato come lata
  • La segunda es que al tragar bolitas de pienso medio masticadas, su digestión es aún más difícil de realizar.

 

¿Y qué pasa con las latas?

La consistencia húmeda y suave de la comida enlatada es aún peor para la dentadura de nuestros mininos. En este caso la acumulación es aún mayor que en el caso del pienso y la enfermedad periodontal en cuestión de un par de años está casi garantizada.

 

Que los gatos tengan mal aliento y una mala dentadura no es algo natural (que tampoco te engañen con eso). La enfermedad periodontal tiene consecuencias gravísimas en la salud de nuestros peludos, llegando a provocar enfermedad cardíaca y renal debido a las toxinas de las bacterias presentes en la boca.

 

Consistencia del pienso
Consistencia tipo galleta, se acumula en los dientes.
Consistencia de la lata
Consistencia húmeda y blanda, se acumula en los dientes.
Consistencia de la dieta cruda
Consistencia mixta con tendones, músculos y huesos que ayuda a la limpieza dental.

Composición del alimentomouse_kill

Al estudiar la fisiología y la anatomía de los gatos descubrimos algo muy importante. Los gatos son carnívoros. Más aún, pertenecen al grupo llamado “carnívoros obligatorios”.

Esto significa que su organismo está diseñado y preparado para digerir y aprovechar los nutrientes presentes en la carne y la grasa de origen animal.

Su organismo NO está preparado para digerir ni asimilar los nutrientes presentes en la materia vegetal (verduras, cereales, frutas).

¿Pero, cómo es eso?

Para explicarlo de forma muy simplificada, los gatos no producen las enzimas (esas moléculas que ayudan a digerir los alimentos y a catalizar las reacciones bioquímicas del organismo) encargadas de digerir los carbohidratos.

Su metabolismo es extremadamente eficiente para asimilar la proteína y la grasa animal pero incapaz de hacer lo mismo con los carbohidratos (verduras, cereales, frutas). La composición de aminoácidos (esas moléculas que forman las proteínas) es diferente en la proteína animal y en la vegetal.

Todos los aminoácidos que son esenciales para los gatos se encuentran en la proteína animal, pero no así en la proteína vegetal y la carencia de estos aminoácidos tiene consecuencias desastrosas para su salud.

Es por eso que su dieta DEBE basarse en un 90-95% de proteína y grasa animal. Cuando no les proporcionamos este tipo de alimento, su organismo empieza a fallar de forma lenta pero segura. Problemas de enfermedades inflamatorias, diabetes, artritis, enfermedad renal, etc. en muchos casos se producen como consecuencia de una dieta inadecuada.

Cuando analizamos la composición de piensos y latas, descubrimos algo interesante. En la mayoría de los casos, los componentes de origen animal no llegan a formar ni siquiera el 50% de estos alimentos.

Aunque hay que aceptar que cada día aparecen mejoras en esta industria, incluso los alimentos procesados de “mejor” calidad no cumplen con esta regla básica. Por ejemplo, hoy en día vemos muchos alimentos que se ofrecen “sin cereales”, pero resulta que incluyen patata, soja, guisantes, remolacha, y muchos otros ingredientes que son carbohidratos y que en la mayoría de los casos forman una parte demasiado grande del alimento.

Si vas a dar pienso o latas, fíjate y busca los que tengan una proporción mínima de carbohidratos (verduras, cereales, frutas). Si ofreces alimentos naturales y frescos provenientes de animales, no tendrás que preocuparte por esto.

 

Composición del pienso
En la mayoría de los casos incluye una alta proporción de carbohidratos y una baja proporción de proteína animal. Se suele tratar de subproductos de origen animal y vegetal, no aptos para el consumo humano.
Composición de las latas
Incluye una proporción de carbohidratos y de proteína animal variable, en muchos casos mejor que en el pienso. Se suele tratar de subproductos de origen animal y vegetal, no aptos para el consumo humano.
Composición de la dieta cruda
Composición adecuada y fácilmente determinable.

Procesado del alimento

Todos sabemos que los alimentos altamente procesados son perjudiciales para la salud. No he oído jamás a un médico aconsejar a un paciente que “incorpore más alimentos procesados en su dieta y reduzca los alimentos frescos y naturales”. Jamás de los jamases. Sin embargo, pareciera ser la regla de oro en el mundo veterinario. Llevamos a nuestro peludo por un problema determinado y lo primero que nos recomiendan es dar pienso tal o cual, o pasarlo a un pienso de “prescripción” (nombre que suena a medicina).

Los piensos son alimentos ALTAMENTE procesados. Sus ingredientes se procesan antes de mezclarse, al mezclarse y después de mezclarse. Y para finalizar, se añaden colorantes, conservantes, saborizantes y todo tipo de agentes químicos para modificar y preservar su vida por meses. No creo que exista un alimento con un mayor grado de “procesamiento”. Sabemos perfectamente que todos estos aditivos y procesos afectan la biología de forma directa y provocan efectos dañinos a corto, mediano y largo plazo.

En el mundo de las latas encontramos un poco más de variedad, encontrando algunas que no sufren un grado tan alto de modificaciones. Pero, de nuevo, ¿cuándo has escuchado a un médico recomendar que en lugar de espárragos frescos comas los enlatados?

gato come carne

 

La carne fresca y cruda, sin procesar, es el tipo de alimento más adecuado y beneficioso para el organismo de nuestros gatos. No lleva aditivos dañinos de ningún tipo, sus proteínas y demás nutrientes están en perfecto estado y no han sido dañados por el calor ni otros procesos de fabricación.

 

 

 

Grado de procesamiento del alimento
Alimento tipo pienso: altamente procesado, Alimento tipo lata: el grado varía con la marca, Dieta cruda: fresca y natural, sin ningún tipo de procesado.

Y ¿ahora qué?

Después de leer esto tal vez estés pensando cosas como: “Vale, genial. Pero ¿cómo se prepara esa dieta cruda?” “¡Es que no tengo tiempo!” “¿Y si no lo hago bien?”…Es normal que te sientas con dudas, pero todas estas preguntas tienen respuestas muy sencillas.

Gato come palomaPiensa por un momento ¿qué comería tu gatito si pudiera cazar y se quedara perdido en el campo? Probablemente comería pequeños roedores, pequeñas aves e incluso algunos insectos (¡no te preocupes por los insectos! esos no hay que incluirlos en la dieta 😉 ), la dieta con la que han vivido a plenitud durante miles y miles de años.

Pues bien, lo que tenemos que hacer es imitar en lo posible este tipo de dieta, adaptándonos a lo que podemos conseguir fácilmente en un supermercado.
La dieta ideal de un gato estaría formada por:

  • 40% Huesos carnosos (alitas y cuellos de pollo, codorniz, picantón, conejo)
  • 40% Carnes con grasa (puedes usar carne de pollo, codorniz, picantón, conejo, ternera, cordero, cerdo, pescados enteros como sardinas, boquerones y carne de salmón y otros pescados). Entre las carnes siempre debemos incluir algo de carne de corazón de pollo, ternera, cordero, cerdo (tiene un aminoácido, la Taurina, muy importante para los gatos)
  • 20% de vísceras (hígado, riñón, bazo, sesos, pulmón, etc.). También en este caso, es importante que el hígado sea siempre al menos el 50% de todas las vísceras (por la misma Taurina).
  • Algún que otro complemento como huevos, yogurt, aceite de salmón, levadura de cerveza, etc.
  • Si quieres incluir algún tipo de verdura o fruta porque a tu minino le chifle (es cierto que hay gatos a los que ciertas frutas les gustan mucho) la regla de oro es que siempre sea menos del 10% de la ración total.

¡Y listo!

Gato dieta cruda
Estas carnes puedes comprarlas fácilmente en cualquier supermercado o carnicería y meterlas al congelador durante unos 2-3 días (el cerdo al menos 3 semanas) para eliminar parásitos y servir una vez descongeladas.
Si tu gato tiene su dentadura en buen estado, no tendrá ningún problema en comer los huesos de codorniz, picantón, conejo, alitas de pollo, etc. En caso de tener problemas de dentadura, entonces lo mejor será triturar los huesos antes de ofrecérselos.
Y claro, si tu gatito sufre de alguna patología, es probable que tengas que hacer adaptaciones a la dieta o agregar algún complemento, siempre consultando previamente con un veterinario o nutricionista especializado en Dieta Natural

¿Y la cantidad, cuánto tengo que darle?

Para gatos adultos tendrás que darle entre el 3% y el 5% de su peso, por día, dependiendo de si hace mucho ejercicio o si es más bien un gato sedentario. Para los gatitos menores de 1 año la cantidad es mucho mayor, empezando por el 10% de su peso a los 2 meses y bajando gradualmente hasta llegar al año de edad, momento en el que llegaremos al 3-5%.

Pero aquí lo más importante es observar a tu gato y adaptar y ajustar la cantidad de alimento de acuerdo con su peso ideal, igual que lo hacemos con nosotros mismos.
Aunque pueda parecer un enfoque muy simplista, esta dieta es así de sencilla y traerá incontables beneficios a la salud de tus peludos como:
gato feliz Limpieza de dientes y prevención de enfermedad periodontal
Mejora del pelo y la piel
Estimulación mental y física al morder huesos y desgarrar carnes
• Aumento de energía
• Fácil control de peso
• Cacas más pequeñas, menos olorosas y de consistencia adecuada
• Mejora del estado de salud general ya que eliminamos todos los componentes tóxicos de los alimentos procesados y los cambiamos por una dieta apropiada a su especie y natural.
Mejor aprovechamiento de los nutrientes presentes en el alimento
Mejora de la función renal al comer un alimento con el contenido de humedad adecuado
Prevención de patologías como la Diabetes al eliminar los carbohidratos de la dieta

Sabemos que la dieta es uno de los factores más influyentes sobre la salud de cualquier ser vivo, y en el caso de nuestras mascotas es un aspecto en el cual dependen de nosotros en un 100% para tomar las decisiones adecuadas y darles el alimento que le aportará los mayores beneficios. Su salud y su bienestar están literalmente en nuestras manos.

“Espero que este artículo os ayude a entender mejor a vuestro compañero y os sirva de guía en vuestra búsqueda del mejor alimento para ellos”

 

Logo dieta cruda

Artículo redactado para Cada gato en su casa por Monica Gonzalez Tovar, Dietética y Nutrición Veterinaria.

Muchas gracias Mónica!!

 

 

Share

2 comentarios:

  1. Pingback: Como ayudar a los gatos abandonados, casas de acogida y asociaciones

  2. Pingback: Creo que mi gato se aburre ¿cómo le ayudo? - Cada gato en su casa

Deja un comentario