¿Qué hago cuando me encuentro un gato en la calle? ¿lo cojo o no lo cojo?

Con el calorcito y los días más largos llega la época de camadas y gatitos, y muchas veces vamos por la calle y nos encontramos un gatito o un gato adulto y no sabemos que hacer, la pregunta del millón es ¿qué hago? ¿lo cojo o no lo cojo?, este artículo pretende ayudar a aquellas personas a las que les sucede esto y no saben como actuar, y sobretodo a los gatos que muchas veces son “rescatados” cuando en realidad no lo necesitaban.

Compartimos las calles de nuestras ciudades con gatos, algunos asilvestrados, otros semi-asilvestrados y otros sociables.  Es importante saber distinguirlos para centrar nuestros esfuerzos en ayudar a aquellos que lo necesitan.

Los gatos asilvestrados

gato libre disfruta arbolSon gatos que han nacido y vivido siempre en libertad, sin apenas contacto con los humanos, sus madres también fueron gatas libres y les enseñaron todo lo necesario para sobrevivir.

Suelen vivir en la calle formando colonias alrededor de los puntos de alimentación, pero no buscan el contacto humano, más bien lo rehuyen. No son gatos que quieran vivir en una casa, su hogar es la calle y lo que podemos hacer es ayudarles a vivir mejor en ella, proporcionándoles alimento, cobijo y atención veterinaria cuando la necesiten.

Estos gatos no soportarán la vida en cautividad, pese al esfuerzo de meses o años que se les dedique, han elegido vivir en libertad y debemos respetarles.

gato mimoso, sociable

 

Los gatos sociables

Son gatos que buscan el contacto humano, muchas veces siguen a las personas que les alimentan o a cualquiera que pase por la calle. Pueden ser gatos que se han perdido o gatos que han sido abandonados, aunque a veces son gatos que viven en casas con acceso al exterior y están de paseo.

Estos no están acostumbrados a vivir en la calle, la calle no es su hogar, ellos si que necesitan que les ayudemos a encontrar un hogar, una casa donde vivir protegidos, bien alimentados y con cariño.

 

¿Cómo distinguirlos?

El gato sociable probablemente se nos acercará, algunos mucho y otros no demasiado, dependiendo del tiempo que lleven viviendo en la calle. Suelen ser sociables con la persona que les alimenta, comiendo rápidamente en su presencia, e incluso vocalizando con insistencia pidiendo comida. Suelen tener un aspecto desaliñado ya que no están acostumbrados a la vida en la calle, y para ellos es una vida dura. Y se dejarán ver a cualquier hora del día.

Por el contrario, el gato asilvestrado es silencioso y no se acercará a desconocidos, por lo general sólo se dejan ver desde el anochecer hasta el alba, a menos que estén muy hambrientos y busquen comida. Este tipo de gatos están adaptados a vivir en la calle y estarán bien acicalados; y cuando les ponemos comida esperarán hasta que nos hayamos ido para empezar a comerla.

De esta forma en las calles nos podemos encontrar gatos asilvestrados, gatos sociables, gatos semi-asilvestrados, gatos de casa que salen de paseo… es importante reconocer que tipo de gato se ha cruzado en nuestro camino, puesto que los gatos asilvestrados no son felices en cautividad, además de que ésta puede dañar su salud física y mental lo más probable es que nunca se socialicen, por lo que recogiéndoles y llevándoles a nuestra casa no les estamos haciendo ningún favor, ni a ellos ni a los que sí necesitan una casa y no podemos recoger porque no hay casas suficientes para todos.

 
Gato libertad arbolLa verdadera casa de los gatos asilvestrados es el lugar donde han nacido y se han criado, donde han desarrollado fuertes vínculos entre ellos y con su territorio, vínculos que definen su existencia, por eso, aun siendo difícil de aceptar y a pesar del vínculo que nosotros hayamos desarrollado con ellos, hay que entender que los propios lazos con otros animales de su grupo y con su territorio, son mucho más fuertes y más significativos para su bienestar. Puede ser que en el interior de una casa estén más seguros y calientes, pero fuera son más felices. Su relación con ese medio y su grupo social de referencia es lo que más les acerca y desarrolla su auténtica naturaleza. Ellos han elegido y debemos respetar su elección.

Otra razón que impulsa a la gente a querer rescatar a los gatos de la calle es la creencia de que estos animales viven vidas cortas y desgraciadas, idea que ha sido y es mantenida por muchas personas. La realidad es que el bienestar de los gatos está en nuestras manos y en manos de las administraciones, y es a través de estas, apoyando y promoviendo la gestión ética de las colonias de gatos mediante la aplicación del proyecto CES (Capturar-Esterilizar-Soltar) como podemos ayudarles.  Los gatos asilvestrados comparten la cuidad con las personas y las administraciones deben hacerse cargo de ello y adoptar las medidas necesarias para su cuidado.

Y si me encuentro un gatito, ¿qué hago?

Cuando nos encontramos un gatito debemos asegurarnos de que está abandonado antes de cogerle, a veces la madre los traslada a un sitio más seguro y por un imprevisto tiene que dejar momentáneamente a la cría por el camino, pero estad segur@s de que irá a buscarla en cuanto pueda y no haya nadie delante.

GatitosMamandoLas gatas son grandes madres, muy atentas. En las primeras semanas de vida de los gatitos, en las que ellos son extremadamente vulnerables, pasan el 90% del tiempo dedicadas a su cuidado.

Es importante no tocar al gatito, apartarse de él y esconderse para dejar espacio a que la madre pueda ir a recogerle, si nosotr@s estamos delante lo más probables es que ella no vaya a buscarle, ya que para ella eso sería correr un riesgo que puede implicar su vida y la del resto de la camada.

Tod@s sabemos que los gatitos con quien mejor están es con su madre y sus hermanitos así que vamos a esperar un tiempo, hasta 12 e incluso 24 horas en función del tiempo, de la época del año, y del estado del gatito, con una vigilancia sutil para que la madre no se asuste, antes de cogerles.

Si finalmente decidimos cogerle tenemos que ser conscientes de que sacar adelante un gatito es complicado y una gran responsabilidad, así que necesitaremos tiempo, paciencia y mucha mano. En esos casos lo ideal es buscar una gata que esté amamantando a sus crías para que le adopte, y sino pues nos toca darle el biberón cada 3-4 hrs, ayudarle a hacer sus necesidades y darle calorcito.

 
Respecto a los gatitos asilvestrados a no ser que necesiten nuestra ayuda por estar enfermos no se deben coger para dar en adopción, ya que ellos tienen, tal y como hemos comentado, un hogar y una familia. Además en estos casos tenemos que tener en cuenta que el periodo de sociabilización de un gatito va desde las 2 a las 7 semanas de vida por lo que si nuestra intención es no devolverle a su colonia, por alguna razón de importancia, debemos intentar sociabilizarle desde el momento en que le cojamos para lo que nos hará falta paciencia y mucha mano.

Respetemos a los gatos como lo que son, seres independientes, seres libres con capacidad de decisión. Y por favor si un gato se nos acerca pidiendo ayuda ayudémosle, dejarle en la calle no es ayudarle. Es importante recordar que ellos vienen a nuestras vidas para enseñarnos algo, a veces no vienen a quedarse en ellas, sino a mostrarnos algo y seguir su camino, pero siempre nos ayudan y nos muestran lo que necesitamos.

 

El principal objetivo de este artículo es ayudar a los gatos por lo que puedes compartir y difundir este artículo libremente, siempre que reconozcas su autoría.

 Licencia CC  Artículo bajo licencia de Creative Commons.

Share

Deja un comentario